Saltar al contenido

Cosechando el Sol: Ensilajes y huertos forrajeros para alimentación animal

La experiencia de energías alternativas (cosechando el sol), inició en el año 2015 con la participación en la escuela de campo, en la elaboración de ensilajes para gallinas criollas con recursos locales.

Cada familia se convirtió en investigadora y observadora; a partir de la experiencia, se modificaron las mezclas para los diferentes animales (cerdos, vacas, gallinas, camuros, pollos de engorde, peces).

Se usan materias primas locales como mandarinas, yuca, plátano, ahuyama, tallo y hoja bore, botón de oro, matarratón y chaya. Antes de llevar a cabo la experiencia, se perdían las cosechas porque los precios en el mercado no eran rentables.

A través de diferentes mingas las mujeres implementaron huertos forrajeros y elaboraron un plan de trabajo para establecer huertos en cada una de las reservas campesinas de las integrantes del comité.

Las principales especies sembradas son el bore, matarratón, maíz, botón de oro, sorgo, morera, maíz, yuca, chaya, pasto de corte. Ese proceso ha permitido conocer el comportamiento agroecológico de cada parcela, en términos de condiciones de suelo, agua, sombrío y el desarrollo de las mismas especies.

La propuesta agroecológica enriquece y ayuda a que las comunidades sean más resilientes al cambio climático (periodos de tiempo de sequía); con los ensilajes se aprovechan y conservan productos que sirven para alimentar a los animales en época de poca cosecha, se disminuye la dependencia a insumos externos como los concentrados, se ahorró dinero y se mejoró la economía de las mujeres campesinas.

Características técnicas de la propuesta

El ensilaje es un método de conservación de forrajes y su objetivo es la conservación del valor nutritivo del alimento. Este proceso permite almacenar los excedentes de cosecha en épocas de producción, para que luego sean utilizadas en temporadas de escasez. Esta es una alternativa de liberación, frente a la dependencia del concentrado.

Se preparan raciones alimenticias balanceadas: energía/fibra (70%) y proteína (30%), sumado al componente mineral (sal marina) y a la canela, para preservar el ensilaje. Los ensilajes son para la alimentación de gallinas criollas, pollos semi-criollos, camuros y vacas.

En cuanto a las materias primas para la elaboración de ensilajes, se usa materia fresca y deshidratada, para elaborar 100 kilos de ensilaje, se utilizan 70 kilos de yuca, bore, plátano, ahuyama, mandarina, maíz y 30 kilos de aro, botón de oro, matarrratón y/o, chaya.

Pasos para elaborar los ensilajes:

  • Paso 1: Seleccionar las materias primas y balancear la ración alimenticia, picar y mezclar uniformemente para luego empacar en la caneca.
  • Paso 2: Verter la mezcla en la caneca por capas y compactar con suaves golpes con un pisón para “sacar” el aire. Sobre cada capa, se agrega sal marina, cuando el ensilaje es para pollos, gallinas y si es para vacas y camuros se usa sal mineralizada.
  • Paso 3: Cuando la caneca se encuentre llena y a ras, se procede a tapar/sellar el ensilaje elaborado.
  • Paso 4: El ensilaje se puede usar, después de un mes de su preparación. Cuando se destape debe tener un color uniforme, olor agradable y ausencia de hongos.

El grupo garantiza el alimento de manera continua de las especies pecuarias, cada 5 meses se realizan mingas comunitarias en las que se preparan 1.000 kilos de ensilajes, los cuales se distribuyen entre las mujeres del comité que participan en el proceso.

Huertos forrajeros: El balanceo de las dietas alternativas, se hace desde la siembra de las especies forrajeras; para ello, aplican los siguientes principios al momento de establecer un huerto de forrajes:

  • Trabajar con especies forrajeras de rápido rebote, que sean conocidas y que estén adaptadas a la zona.
  • En los huertos se siembran de 2 a 3 especies forrajeras multipropósitos, lo cual facilita su manejo (limpia, corte, podas).
  • La distancia de siembra que se emplea es de 70 cm entre surcos y 50 cm entre plantas.
  • Sembrar especies forrajeras en una proporción, tener aportes de fibra/energía (70%) y proteína (30%).
  • Las siembras deben hacerse en terrenos de fácil acceso, que esté cerca a los hogares.

Por ejemplo, en un huerto forrajero con 100 plantas, 70 deben aportar fibra y energía y 30 proteína. El área promedio de los huertos forrajeros es de 500 a 1.000 metros cuadrados.

Procesos productivos, comunitarios, ambientales, o actividades económicas que fueron impactadas de forma positiva con la implementación de la experiencia comunitaria de TEJ

Los ensilajes son cultivados en pequeñas áreas de las fincas de las familias, se crearon sistemas agroforestales, cultivos transitorios, cacao y huertos forrajeros para la elaboración de ensilajes. Las siembras se riegan con cosechas de agua lluvia que se instalaron en los techos de las viviendas.

El principal objetivo de la diversificación de las siembras, es la alimentación de las familias y las especies pecuarias (cerdos, gallinas criollas, peces, camuros, pollo semicriollo).

Las actividades productivas lideradas por las mujeres les han permitido tener economías propias, por ejemplo, la cría de pollos semicriollos y el procesamiento de alimentos, como cuajada, yogurt, aceite de coco, chorizos, el chocolate en bola, café, gelatina de mano de res, arequipe y tortas de plátano.

Con los ensilajes se logró ahorrar el dinero que antes se dedicaba a la compra de concentrado. Un lote de 10 pollos alimentados con estos ensilajes es de $75.000 mil pesos, mientras que un lote de 10 pollos alimentados con concentrado comercial tenía un costo entre $250.000 a $300.000 mil pesos.

Personas beneficiarias de la experiencia

22 familias compuestas por 18 hombres, 21 mujeres, 6 adolescentes (entre los 13 a los 18 años), 16 niños y niñas (entre los 0 y los 12
años de edad).

  1. Disminución en la compra de concentrados en el mercado externo, por medio de la valoración, reconocimiento y uso de recursos locales que abundan en el territorio.
  2. Conservación de alimentos en épocas de abundancia, para épocas de escasez, lo que permite fortalecer la resiliencia frente al cambio climático.
  3. El fortalecimiento del comité de mujeres con alternativas de economía propia, y la defensa de los bienes comunes (agua, biodiversidad, semillas).
  1. La distancia geográfica entre familias es amplia, a esto se le suma la mala cobertura de la telefonía móvil y los transportes entre localidades rurales son costosos. Esto se ha solventado por medio de mingas dentro del territorio, en donde se hacen actividades itinerantes, soportadas en un plan de trabajo con fechas definidas.
  2. Distancias para la comercialización de productos, los precios en el transporte son altos, esto dificulta sacar los productos del área rural, a la zona urbana de Lebrija.
  3. A partir de la agroecología se ha ido transformando el paisaje árido y desértico producto de los monocultivos y las agroindustrias. Prácticas como la cosecha de aguas lluvias, se convierten en estrategias frente a la escasez de agua y el cambio climático que afrontan las comunidades locales; la declaratoria de reservas campesinas y comunitarias, también son iniciativas que aportan a disminuir la crisis climática.
Participación de mujeres en la experiencia comunitaria TEJ

Las mujeres lideran los cambios en los sistemas productivos desde un enfoque de agroecología, para lo cual declararon sus fincas como zonas de reserva campesina.

A partir de la pandemia covid-19 los vecinos tomaron como ejemplo el trabajo de las mujeres de Ammucale y están integrando estas prácticas de siembra y diversificación para su autoconsumo. Los hombres inicialmente no creían en el proceso comunitario, por lo que es muy importante las transformaciones que las mujeres han logrado al interior del territorio con su trabajo. La experiencia les permitió a las mujeres de la organización, incidir en la toma de decisiones, cambiar patrones los patrones mal llamados “culturales”, en los cuales los hombres controlan las decisiones, el dinero y los permisos.

Las mujeres trabajan en la conservación comunitaria,rescate de la biodiversidad, por medio de la conservación de las semillas criollas.

Incidencia de la experiencia comunitaria de TEJ en política pública

Han participado en una campaña latinoamericana sobre la equidad de género y el empoderamiento de los grupos de mujeres campesinas e indígenas – Mujeres 2030: «Hacia el buen vivir con justicia de género y equidad ambiental: análisis de género de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 5 países de América Latina»

https://globalforestcoalition.org/es/lac-gender-assessments-report/