Saltar al contenido

Remendando el futuro: transición energética desde las mujeres campesinas

Área de Transición
Energética Justa

  • Aprovechamiento de la biomasa
  • Aprovechamiento de residuos inorgánicos
  • Relocalización de actividades
  • Cooperación y solidaridad

En el 2014 se anunció la posible construcción de un relleno sanitario para el oriente antioqueño en el municipio de San Luis, lo cual generó mucha resistencia por parte de las organizaciones sociales y la comunidad en general. «No queremos ni siquiera nuestra propia Basura». Ante esto surge la necesidad de juntarse para cocrear una alternativa diferente y comunitaria que se pensara “San Luis Basura Cero”, en un territorio resiliente en el que nada sea enterrado, que todo sea reintegrado a la cadena de valor desde el quehacer diario que se centró en la participación de mujeres campesinas, víctimas, madres solteras, recicladoras y líderes sociales, buscando remendar alternativas distintas para dejar de producir basuras, uniendo lo viejo con lo nuevo. Fue un momento muy importante.

Allí nace la idea de canjear los residuos sólidos aprovechables como el aceite de cocina usado, ropa usada, botellas de vidrio y plástico, por productos y servicios locales generando una moneda local llamada «puntos perla verde», un sistema municipal y comunitario que busca dinamizar la economía local, especialmente de las mujeres; aquellas cabeza de familia que representan el 54% de los hogares san luisanos en un contexto campesino y rural conformado por familias monoparentales en un gran índice debido al conflicto armado. La prioridad de todas era el cuidado del río y el territorio, donde hace algunos años se evitó la construcción de una PCH (pequeña central hidroeléctrica) sobre el río dormilón. Sabían lo que implicaba ser quienes recibieran alrededor de 500 toneladas de basura diarias, donde el municipio de San Luis produce 7 toneladas al día de residuos no aprovechables, los cuales contaminarían su suelo y agua, donde no podrían realizar actividades agrícolas y eco turísticas las cuales son la principal fuente económica del municipio. 

En este proyecto han participado mujeres campesinas del territorio conscientes de la crisis climática que estamos viviendo a nivel mundial,  desde diferentes colectividades como son:  las vigías del río dormilón, Amusal (asociación de mujeres de San Luis) Y Tierrap, se anclaron a un movimiento amplio regional del oriente antioqueño llamado Movete. El objetivo central es transformar la basura en energía circular y romper con el patrón de un solo uso que contamina el entorno, conscientes de la urgencia de enfrentar la crisis climática global.

Los componentes técnicos de la experiencia de «San Luis Basura Cero» abarcan una serie de elementos esenciales para el funcionamiento del sistema de canje de residuos por productos y servicios locales. En primer lugar, se estableció una infraestructura de puntos de canje estratégicamente ubicados en la comunidad, equipados con máquinas especializadas como trituradoras de vidrio y procesadoras de aceite, que requieren un mantenimiento regular para asegurar su operatividad. Además, se desarrolló un sistema de registro y gestión de puntos, utilizando tecnología en línea para facilitar el seguimiento y la administración eficiente de los puntos acumulados por cada individuo. Para el canje de puntos perla verde, se creó un catálogo diverso de productos y servicios locales en colaboración con proveedores locales, lo que demandó una logística coordinada y una gestión cuidadosa para satisfacer las demandas de la comunidad.

La infraestructura incluyó una máquina de coser para reparar y transformar ropa usada, impulsando la reutilización de prendas y minimizando la necesidad de nueva producción. La capacidad de procesamiento de la maquinaria para cortar botellas de vidrio y transformar aceite en jabones se ajustó a la cantidad de residuos aprovechables generados, con un enfoque en la eficiencia y calidad del proceso de transformación. Se promovió la capacitación constante de la comunidad para operar y mantener estas máquinas, promoviendo la autonomía y el empoderamiento. La plataforma en línea de gestión de puntos requiere un monitoreo constante para garantizar una base de datos precisa y un registro adecuado de las transacciones.

Así, los componentes técnicos abarcaron desde la infraestructura física y maquinaria especializada hasta la implementación de tecnología para el registro de puntos y la gestión de productos y servicios. La adaptación constante, el mantenimiento adecuado de la maquinaria y la formación comunitaria resultaron fundamentales para la viabilidad y el éxito del proyecto «San Luis Basura Cero».

  • Puntos de Canje: Se establecen lugares físicos, como centros comunitarios o puntos específicos en la localidad, donde las personas pueden llevar sus residuos aprovechables a cambio de puntos o tokens que representan un valor. Estos puntos se acumulan y pueden ser canjeados por productos y servicios locales.
  • Registro y Sistema de Puntos: Se desarrolla un sistema de registro para llevar un seguimiento de los puntos acumulados por cada individuo o familia. Esto podría ser a través de una plataforma en línea o una aplicación móvil, facilitando la administración y transparencia del proceso.
  • Catálogo de Productos y Servicios: Se crea un catálogo que incluye una variedad de productos y servicios locales que pueden ser canjeados utilizando los puntos acumulados. Estos productos podrían ser alimentos frescos, artículos artesanales, servicios de cuidado personal, entre otros.
  • Alianzas Locales: Se establecen colaboraciones con negocios y proveedores locales que estén dispuestos a participar en el sistema de canje. Estos colaboradores ofrecerán sus productos y servicios a cambio de los puntos acumulados.
  • Educación y Promoción: Se lleva a cabo una campaña de sensibilización y educación para informar a la comunidad sobre cómo funciona el sistema, la importancia de reducir los residuos y la relación entre el canje y la economía circular.
  • Recopilación y Clasificación de Residuos: Se establece un proceso eficiente de recopilación y clasificación de los residuos aprovechables entregados por la comunidad. Estos residuos serán el «pago» que las personas canjean por puntos.
  • Monitoreo y Evaluación: Se realiza un seguimiento constante de la cantidad de residuos recopilados, los puntos canjeados y los productos y servicios intercambiados. Esto permite evaluar el éxito de la iniciativa y hacer ajustes si es necesario.
  • Capacitación y Participación Comunitaria: Se brindan talleres y capacitaciones a la comunidad sobre cómo participar en el sistema de canje, la importancia de la reducción de residuos y la promoción de la economía local.
  • Tecnología y Plataforma: Si se utiliza una plataforma en línea o una aplicación móvil para el registro y seguimiento de puntos, se requerirá el desarrollo y mantenimiento de esta tecnología.
  • Sistema de Gobernanza: Se establecen mecanismos para la toma de decisiones colectivas y la administración del sistema de canje, incluyendo la participación de la comunidad y la rendición de cuentas.

Red de emprendedores, turismo, mercado campesino, asociación de mujeres de San Luis, Vigías del Río Dormilón, Juntas de Acción comunal, estudiantes de colegio, consejo de paz.

Personas beneficiarias de la experiencia
  • 67 familias
  • Número de mujeres:35
  • Número de hombres:25
  • Número de niños y niñas (entre 0 y 12 años): 0
  • Número de adolescentes y jóvenes (entre 12 y 18 años): 12

Este cambio consistió en generar conciencia frente al uso frenético de cosas materiales de uso cotidiano con poca vida útil, lo que permitió priorizar la renovación de la naturaleza y el territorio, centrándose en las enseñanzas de las tradiciones y nuevas ideas, como el simple hecho de remendar una media media rota o realizar con el aceite de cocina usado jabones y velas, además de verlo como una oportunidad para salvaguardar el futuro de sus hijos y futuras generaciones. A su vez, generan espacios para la formación y capacitación de la comunidad San Luisana donde impacta la cultura del consumismo y la generación de residuos sólidos, donde se piensa que el planeta ofrece un espacio y material infinito para suplir nuestras necesidades impuestas. La economía ecológica busca generar respuestas sobre el costo monetario de dichas acciones, sin embargo, saben que son valores sobre los beneficios sociales y ambientales incalculables.

  1. Han incidido en agendas ciudadanas de cara a las elecciones territoriales.
  2. Han gestionado según la resolución vigente para las grasas y aceites 2000 kilos de aceite, lo cual equivale evitar la contaminación de 20.000 litros de agua.
  3. Actividades compartidas con la administración municipal en ejecución de proyectos.
  1. Los problemas han sido la resistencia de algunas personas a entender la magnitud de lo que se está haciendo, especialmente por parte de sectores políticos afines a soluciones retrógradas y dañinas para el territorio.

La iniciativa ha sido liderada y pensada por y para las mujeres, entendiendo lo necesario que es des masculinizar las formas en que suplimos las necesidades.

En la región de Oriente, gracias a la articulación con el Movete, han sido visibilizadas en varios espacios de incidencia política que buscan fortalecer las agendas ciudadanas y  colectivas. Donde en este momento electoral se está nombrando la problemática de las basuras y consumo desmedido como una responsabilidad de todas y todos. Puntualmente, en su municipio lograron la incidencia en los planes de gobierno del total de candidatos a la alcaldía local, además desde se está elaborando con un concejal un proyecto de acuerdo que regule y acoja la gestión de los aceites de cocina usados en el municipio.