Saltar al contenido

El Maguey transición ancestral y artesanal mitigando el cambio climático

Área de Transición
Energética Justa

  • Aprovechamiento de la biomasa

La comunidad de Tituque,  a través  del arte, promueve  y  reivindica  los derechos de los pueblos indígenas. Estos derechos consisten en el cuidado y protección del territorio, es decir, del agua, bosques, cerros, espiritualidad, idioma, cultura, y sistemas propios de producción agrícola,  todos  reconocidos en la comunidad como un bien común. Estos bienes comunes están bajo la responsabilidad de las autoridades comunales, estructurados  como consejos indígenas. 

Esta práctica y uso del maguey es una relación familiar, donde todos y todas participan,  son aproximadamente 25 familias  que en sus casas realizan esta labor, además en la comunidad se fabrican las herramientas.  Esta actividad lleva más de 75 años. 

Mantiene  la cultura,  el  conocimiento y el arte como herencia, para  las futuras generaciones. Además es una oportunidad para los y las jóvenes, de quedarse en su comunidad y mantener los saberes tradicionales.

La planta de maguey conlleva un proceso de transformación que inicia desde la siembra,  corte,  fermentación, extracción y  teñido de la fibra con  extracto de plantas, hilado y elaboración de productos finales con herramientas   fabricadas en la comunidad. Esta actividad artesanal es  herencia generacional, son prácticas  propias del pueblo ch´orti´  que  contribuyen a mantener  el equilibrio  de la madre tierra según la cosmovisión  Maya.  Consideran que es una transición energética  natural sin ocasionar daños al ambiente, de esta manera, contribuyen a minimizar los efectos del cambio climático, utilizando energías naturales propias de la madre tierra.

La producción de  maguey se mantiene  en las familias,   el proceso de la fabricación de artículos es completamente artesanal, la venta de bolsas ha sido comunitaria, actualmente con las nuevas tecnologías y plataformas se  ha logrado mostrar los productos y vender a otros sectores.   Las mujeres  junto a sus familias se han organizado para mantener la práctica y los conocimientos, sin embargo, hay un reto con el consumismo del plástico a nivel global, se espera que más población pueda utilizar este producto para disminuir el consumo de productos contaminantes.

Personas beneficiarias de la experiencia
  • 25 familias
  • 50 mujeres
  • 40 hombres
  • 50 niños de 0 a 12 años
  • 25 jóvenes de 12 a 18 años

Este es una actividad  familiar y comunitaria realizada por mujeres indígenas Mayas Ch´orti´ quienes a través de la artesanía generacional y la preservación  de los bienes naturales, fortalecen las economías comunitarias. Es una herencia generacional, hay mujeres de la tercera edad que todavía conservan los conocimientos y este se traslada a las nuevas generaciones. 

En este tipo de alternativa en un mundo moderno no se consume energía procesada,  es un ingreso económico  para cada familia para la compra de insumos y alimentos de la canasta básica.

  1. Conservación ambiental, respuesta a la crisis climática,  economía comunitaria.
  1. Pérdida de tierras para producción de maguey,  migración de los jóvenes por la falta de ingresos.

Las mujeres son las que lideran el conocimiento y lo trasladan a sus hijas e hijos,  en las familias participan desde el más pequeño hasta el más grande de sus integrantes.