Saltar al contenido

Asopasquillita «Almas cuidando el planeta»

Área de Transición
Energética Justa

  • Eficiencia energética
  • Cambio de patrones de uso y consumo energético
  • Relaciones que integran diversos usos de la energía

La propuesta surgió hace 20 años como respuesta a las dificultades ambientales,  de manejo de residuos y de hábitos saludables, presentes en la vereda. Igualmente por la cercanía al relleno sanitario Doña Juana y el parque industrial minero. Al mismo tiempo, intentando solventar dificultades económicas de las familias de la vereda en la compra de útiles y uniformes escolares.

Sin un peso de presupuesto, arrancaron, con un proyecto que se parecía más a un sueño: trabajar conjuntamente con las familias de la institución educativa y las familias de la vereda para reciclar los residuos sólidos con el fin de limpiar el suelo, las fuentes de agua y obtener algunos recursos económicos con que autofinanciar las actividades escolares. Después llegó la tarea de reforestar y proteger las fuentes hídricas.  Convencidos de que la escuela campesina debe aportar elementos teóricos y prácticos en la perspectiva de formar generaciones de hombres y mujeres capaces de usar los recursos naturales de manera que no se afecte la supervivencia de las futuras generaciones. En esta medida, vieron pertinente actuar para incentivar procesos organizativos, que apuntaran a promover el reciclaje, la reforestación y la producción verde de alimentos.

Posteriormente lograron la compra del espacio destinado para la Finca Ambiental Comunitaria y la construcción del Aula Ambiental de Polidoro (Polidoro, es el personaje representativo del proyecto. Es la imagen de un campesino característico de la zona, el cual lidera los procesos). En estos espacios han participado los y las estudiantes de la institución educativa, sede C, sus familias y familias de la comunidad de la vereda.

Aula Ambiental de manejo de residuos sólidos de Polidoro:
Es un espacio (bodega – aula) cubierto  de 8 x 12 metros, ubicado dentro de la institución educativa de la vereda de Pasquillita. Con capacidad para almacenar aproximadamente 4 toneladas de residuos sólidos, clasificados por la clase de material. El aula está organizada de manera estratégica y dividida por colores, para que no solamente sea posible el almacenamiento del material, sino también realizar actividades de aprendizaje en el manejo y clasificación de los residuos sólidos. Cuenta con una báscula para tomar medidas de masa. Se requieren estantes para la clasificación de los residuos.

Finca Ambiental comunitaria con producción orgánica de hortalizas:
Es un espacio que pertenece a Asopasquillita, de 16.000.000 metros cuadrados (2 y media fanegadas). Dentro de este terreno están ubicados 4 invernaderos, con camas de cultivo altas, de 10 metros de largo por 1 metro de ancho, con producción de hortalizas orgánicas de la región.  Al igual que un reservorio de agua, rodeado de un bosque nativo. Espacios para siembra de árboles frutales de la región, aromáticas y cultivos ancestrales. La finca cuenta con un espacio de bodega – aula, para el almacenamiento de insumos. Una casa prefabricada, en proceso de adecuación. 

Estación de lombricultivo: 
Espacio dentro de la finca ambiental comunitaria. El lombricultivo se encuentra bajo cubierta, en un área de 5×4 metros,  llamado unidad de abono. El contenedor  de las lombrices, tiene 1 x 2 metros.

Asopasquillita dentro de sus procesos comunitarios fortalece el trabajo colectivo, con el desarrollo de convites con las familias, para realizar labores agropecuarias y de adecuación de los espacios en la finca, ya que hay actividades dentro de la finca que no pueden ser desarrolladas por los niños y las niñas. Estas actividades son modelo de agricultura limpia en la vereda. También apoya a las familias asociadas y no asociadas con recursos económicos retornables, para el ingreso y permanencia en la educación superior.

Se tiene la figura de un Fondo “Fondo de Reinversión Educativa FRE”, el cual permite que las familias financien su ingreso a la educación superior. La Asociación cuenta con profesionales graduados gracias a este fondo. El reconocimiento positivo que tiene la organización por su trabajo con los residuos sólidos, ha permanecido en el tiempo y se extiende a las otras sedes de la institución educativa, ubicadas en otras veredas. Se une a esta propuesta en el último año, el acueducto veredal Aacupasa, el colegio Olarte, ubicado en la localidad de Usme rural y la biblioteca público escolar de la vereda Pasquilla, con el fin de impactar en otras comunidades. Asopasquillita lidera las capacitaciones en el tema de clasificación adecuada de los residuos desde la fuente. La participación de la mujer campesina se evidencia en cada uno de los procesos.

Personas beneficiarias de la experiencia
  • 50 familias
  • Mujeres: 70 mujeres
  • Hombres: 63 hombres
  • Número de niños y niñas (entre 0 y 12 años): 70

Se ha disminuido la generación de residuos (basura)  de la institución educativa y de las casas de las familias destinados al relleno sanitario de Doña Juana, convirtiéndolos en   materiales aprovechables y con un costo económico, un promedio de  un millón ($1.000.000) de pesos al año, con la venta de los mismos. Al final de cada año escolar los y las estudiantes reciben un kit escolar que tiene un precio promedio de $100.000, que serán los útiles que usarán el año siguiente en la institución educativa. Las familias sin hijos en la institución educativa, recibirán una disminución mensual en el recibo del agua.

En la producción de la Finca Ambiental, al ser producción orgánica, no hay compra de abonos o insecticidas.  Se evidencia un aumento en el consumo de hortalizas, generando hábitos saludables, como el cultivo de sus propios alimentos y la defensa del territorio. En términos económicos, la finca ambiental produce al año un aproximado de $600.000 pesos, producto de la siembra de hortalizas realizada por los y las estudiantes de la institución educativa. En este proceso se minimizan costos en la producción al usar abonos provenientes del lombricultivo. Con la utilidad en la venta de las hortalizas, se compra parte del uniforme de los y las estudiantes de la institución educativa.

  1. Segundo puesto en la convocatoria “por una Bogotá mejor” 2002, de la fundación Corona y El Tiempo, donde se evidencia el trabajo comunitario y la gestión social alrededor de temas ambientales. Producto de este premio fue posible la compra del lote, propiedad de la organización, donde se encuentra establecida la Finca Ambiental Comunitaria. Que permite ser un modelo de producción de hortalizas orgánicas.  
  2. Posicionamiento a nivel local y regional del proceso “Aula Ambiental de Polidoro”, que promueve  acciones de reciclar, reducir y reutilizar, en las familias de la comunidad educativa y veredal, minimizando la generación de residuos que llegan al relleno Doña Juana, ubicado muy cerca de la vereda. Aula de aprendizajes significativos y que  genera beneficios ambientales y económicos. 
  3. Empoderamiento y participación de la mujer campesina en la organización comunitaria, en la cual la mayoría de sus asociadas son mujeres y donde se gestionan  proyectos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las mujeres y sus familias.
  1. Costos administrativos de la organización. Somos una organización sin ánimo de lucro legalmente constituida, la cual tiene deberes como el impuesto predial, servicios, pago de contador público, pago de renovación de matrícula mercantil y cámara de comercio.
  2. No se cuenta con canales de comercialización diferentes a los veredales, que permitan ampliar la producción y por consiguiente solventar los gastos de sostenimiento de la finca y gastos administrativos,  y así acceder a la compra del uniforme completo de los y las estudiantes de la institución.  
  3. Escaso conocimiento en gestión de proyectos, que hace perder oportunidades de financiación para el sostenimiento de los gastos de mantenimiento de la finca (servicios, linderos y cercas, senderos, etc) y de la finalización de la adecuación de la casa prefabricada. A la vez proyectos que vinculen a más mujeres en el proceso organizativo, así como proyectos recreo deportivos para niños, niñas y jóvenes.

La organización está conformada desde varios años atrás en su mayoría por mujeres. Favoreciendo la equidad de género en zonas rurales donde por arraigos culturales no se le da valor a la participación de la mujer. Las mujeres asociadas participan activamente dentro de la junta directiva de la asociación, tomando decisiones y liderando los procesos. Lideran el  pesaje de material, almacenamiento y venta, para anualmente hacer la compra de útiles. Al mismo tiempo son las encargadas de planear las actividades a realizar en la Finca Ambiental, vinculando a sus familias y demás familias asociadas y de la comunidad. Igualmente están encargadas de la administración del Fondo de Reinversión.