Saltar al contenido

Mujeres y Parcelas Agrícolas, guardianas de un territorio en construcción resiliente y humano

Área de Transición
Energética Justa

  • Eficiencia energética
  • Cambio de patrones de uso y consumo energético
  • Relaciones que integran diversos usos de la energía

La organización surge en el año 2014 como parte del resultado de la lucha de varias mujeres campesinas que estaban trabajando en pro de mantener la cultura e identidad campesina, la defensa del territorio rural y por la necesidad de que el distrito las vea como un potencial agroturístico y despensa alimentaria y no como suelos de expansión urbana.

La  promoción de  sus productos orgánicos mediante los recorridos de interpretación ambiental y cultural a los y las visitantes dan un valor agregado a los  diferentes productos que ofrecen las mujeres  como derivados lácteos, hortalizas, aromáticas y servicios ecosistémicos, como una estrategia de resiliencia hacia la amenaza de la expansión urbana y consecuente modificación tanto del paisaje natural como de las costumbres campesinas, que al producirse abruptamente, dejan a la población en especial a las mujeres sin su medio natural de generación de ingresos.   

También, se consolidó hace 6 meses un mercado quincenal que se le lleva a las profesoras del colegio rural El Uval y esto permite mejorar la producción, hacer siembras escalonadas y programadas, así como pensar en crecer incluyendo a otras mujeres y diversificar con otros productos.  Estas actividades las decidieron hacer porque permiten el diario vivir de las mujeres campesinas, ejerciendo el papel de cuidado de la familia y como alternativa de ingresos adicionales por su labor.

La organización cuenta con 7 parcelas demostrativas de propiedad de las mujeres integrantes de la organización las cuales son la base para  los recorridos de interpretación ambiental, cultural y social. En el momento se tienen sembradas hortalizas variadas, algunas herramientas propias de la producción agrícola y las biofábricas que son diseños sencillos en madera para la producción de abonos sólidos y una caneca para los bio preparados líquidos. Hacen falta elementos como mesones de cosecha y postcosecha, letreros de señalización,  algunas canastillas y potenciar otras producciones de otras mujeres que quieren incorporarse al sistema de producción y comercialización en red

Procesos productivos relacionados con ser un ejemplo de producción agroecológica en comparación con las prácticas convencionales de monocultivo y uso excesivo de agroquímicos. 

Procesos comunitarios en tanto se han generado y fortalecido redes de cultivadoras solidarias que producen y comercializan juntas de modo organizado y ambiental, con los recorridos que han logrado el reconocimiento de los recursos naturales presentes en el territorio y su valor en la conectividad ecológica, económica y social.

Personas beneficiarias de la experiencia
  • 7 familias beneficiadas
  • Mujeres 10
  • 5 hombres, niñas y niños 8
  • 5 adolescentes  y jóvenes entre 12 y 18 años

Un impacto que han tenido con las huertas caseras son sus despensas agrícolas en cada familia: se ahorran el tema de compras de hortalizas, aromáticas, algunas leguminosas, lo que se traduce  en un 50% en costos, es decir si un mercado mensual le cuesta a una familia de 4 personas aproximadamente $400.000 se ahorran $200.000 y además obtienen una ganancia residual por la venta de los excedentes de la producción. También ahorran en compra de abonos, herbicidas y fertilizantes para la producción de la huerta, hasta $500.000 mil pesos mensuales.

  1. Participación y empoderamiento de las mujeres campesinas, considerando que la organización es liderada por mujeres.
  2. Conservación ambiental porque con los recorridos se resalta la importancia de la conservación de los recursos naturales y de su conexión con nuestra propia energía.
  3. En la gestión social y comunitaria, al crear un sistema productivo en red que genera una relación de cooperación solidaria entre las mujeres participantes, sus familias y con el territorio.
  1. Tenencia efectiva de la tierra por parte de las mujeres.
  2. Costo de equipos útiles para el laboreo de la tierra que sean livianos y eficientes como un motocultor.

La Corporación nace como resultado de una lucha dada principalmente por mujeres en defensa del territorio campesino en el borde sur de Bogotá. De modo que es creada y liderada por mujeres, además de que promueve los derechos de las mujeres y de la tierra como soporte de la economía familiar campesina, en armonía con su conservación.

Aunque no se trata de una Política Pública en sí misma, la experiencia sí ha tenido incidencia en la definición del borde urbano rural definido en el Plan de Ordenamiento Territorial, logrando junto con otras organizaciones la reducción del área de expansión urbana y la definición de un modelo de ocupación de vivienda productiva como franja de transición.